Buenas recomendaciones para tomar el sol

Ya ha comenzado junio, mes en el que se abren las piscinas y comienzan las exposiciones directas al sol. Durante la época estival, la superficie de nuestro cuerpo expuesta a los rayos solares es mayor y debemos protegernos de las radiaciones ultravioleta.

Aunque cada vez la población se siente más informada sobre los efectos adversos para nuestra salud de una incorrecta exposición, todavía circulan muchos falsos mitos. Conviene recordar una serie de recomendaciones para tomar el sol.

Como norma básica, no se debe tomar el sol en los tramos horarios de mayor incidencia (de 12 a 17 horas), así como utilizar siempre un factor de protección solar mínimo del 30, que deberá renovarse cada 2-3 horas y aplicarse 30 minutos antes de salir de casa.

Además de fotoprotectores químicos, es necesario recurrir también a fotoprotectores físicos como gafas solares, gorras o sombreros. Y, si se va a disfrutar de una jornada playera, siempre se debe disponer de sombrilla.

En las zonas sensibles, como puede ser la cara o cicatrices de más de 6 meses (ya que las previas es mejor no exponerlas al sol) el factor de protección debe ser más alto.

En el caso de los niños se debe tener especial cuidado. Los menores de 6 meses no deben, en ningún caso, ser expuestos al sol ni siquiera con protección.

El sol, fuente de vitaminas pero siempre con medida

Todos sabemos que el sol tiene efectos positivos sobre nuestro estado de ánimo. Pero siempre con medida. No hacerlo de esta forma puede dar lugar a graves problemas de salud como el cáncer de piel.

Debemos tener consciencia sobre la protección de nuestra piel y olvidarnos de los falsos mitos que circulan. Uno de ellos es que al tener la piel bronceada, las radiaciones no afectan de igual modo.

El que una persona esté morena, no evita que las reacciones de los rayos UVA puedan producir arrugas, fotoenvejecimiento, manchas e incluso cáncer.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los días nublados en los que la sensación de calor que sentimos puede ser menor, los rayos solares se filtran también a través de las nubes.

Campañas de prevención como la del Euromelanoma, recuerdan a la población los riesgos de la sobreexposición solar y la importancia de la prevención. Además, ante cualquier lesión sospechosa, que evolucione en tamaño o forma, se debe consultar al dermatólogo. Este es el médico especialista de la piel, pelo y mucosas, así como el más indicado para indicar el mejor tratamiento en cada caso.