Entrevista con Ana María Carrizosa | La terapia PUVA

La dermatóloga Ana María Carrizosa es responsable de la Unidad de Fototerapia y Psoriasis del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla y miembro del Grupo Español de Fotobiología de la AEDV. Ha participado en diversos proyectos, entre los que se encuentran; la creación de una unidad Puva baño en el Servicio Andaluz de Salud IAVANTE2009 o la guía práctica clínica de psoriasis.

¿Qué son los baños PUVA?

La terapia PUVA baño es una modalidad de fotoquimioterapia tópica que consiste en diluir el psoraleno (sustancia que activa la luz en la piel) en una bañera donde el paciente realiza un baño de 15 minutos y seguidamente se expone en una cabina a la radiación ultravioleta A.

 ¿Qué indicaciones tiene?

Las indicaciones son las mismas que el PUVA oral psoriasis, linfomas cutáneos, enfermedad injerto contra huésped esclerodermiforme… si bien va dirigido más concretamente a aquellas personas que por diversos motivos no puedan tomar el psoraleno oral, es decir, pacientes con enfermedades oculares, hepáticas, polimedicados o que no toleren el psoraleno oral por nauseas, cefaleas …

¿Cuántos centros disponen de esta técnica fototerapeútica en España?

Son pocos los centros que trabajan esta técnica, en Andalucía solo en el hospital Virgen Macarena de Sevilla. Hay también en Madrid, Barcelona y Valencia.

¿Hacia dónde avanza la evolución de esta técnica?

Tanto esta modalidad de fototerapia como las otras modalidades de fotoquimioterapia tópica manos- pies, así como fototerapia UVB de banda estrecha y PUVA oral avanzamos en la mayor difusión y cocimiento por parte de nosotros mismos, los dermatólogos, y de las autoridades sanitarias por la eficacia y el buen perfil de seguridad que tienen las distintas modalidades de fototerapia y concretamente el PUVA baño. También por la eficiencia si comparamos los costes con las nuevas terapias biológicas.

¿Cómo mejora la calidad de vida del paciente con psoriasis? ¿También está indicada para otras patologías? 

Los pacientes con psoriasis al mejorar los síntomas como el picor y la descamación que tanto les afecta en su día a día mejora de forma rápida su calidad de vida. También debido al excelente perfil de seguridad que tiene, los pacientes se muestran más tranquilos al realizar este tipo de tratamiento. Hay que tener en cuenta que puede realizarse incluso en niños y mujeres embarazadas.

La fototerapia es tratamiento de primera línea en muchas dermatosis como la psoriasis y los linfomas cutáneos y muy buena alternativa en otras o incluso el último recurso como en los pacientes con enfermedad injerto contra huésped esclerodermiforme o la morfea en placas generalizada.

¿Presenta algún problema esta técnica?

El principal problema que plantea la fototerapia es tener que asistir a las sesiones  tres veces por semana durante dos o tres meses seguidos, lo cual interfiere en muchas ocasiones con la actividad laboral o educativa del paciente. Por ello es necesario que se dispongan de sesiones tanto por la mañana como en horario de tarde y que cada vez sean más los centros que dispongan de cabinas de fototerapia. Los gestores de los recursos sanitarios tiene que ser conscientes que invirtiendo en fototerapia ganaremos todos, primero los pacientes y con ellos habrá un retorno social de la inversión.