Presencia española en el 43 Congreso anual de la Sociedad de Dermatología Pediátrica

El 43 Congreso Anual de la Sociedad de Dermatología Pediátrica, celebrado en California entre el 11 y el 14 de julio, ha contado con la presencia de la Dra. Eulalia Baselga, que ha tenido un papel destacado durante esta reunión.

La Dra. Baselga impartió dos conferencias tituladas ‘Stains: From a Colored Patch to a Hot Spot’ y ‘Lessons Learned from Great Thinkers’. En la primera, expuso magistralmente las peculiaridades clínicas y genéticas de las malformaciones capilares y su implicación terapéutica. En la segunda, revisó las claves diagnósticas, perlas terapéuticas, actitudes y otras enseñanzas aprendidas de maestros y compañeros dermatólogos.

Meses atrás, durante el 17 Congreso de la Sociedad Europea de Dermatología Pediátrica, la Dra. Baselga presentó los nuevos criterios para el diagnóstico de un tipo de angiomas que están asociados a alteraciones de los grandes vasos cerebrales, de la aorta, del cerebelo u oculares, entre otras.

“Es lo que en dermatología se denomina síndrome PHACE. En estos casos, el angioma se ha producido en el desarrollo embriológico, cuando se están formando los vasos, y no sólo los capilares de la piel están afectados sino también las grandes arterias. El angioma que aparece es un poco distinto a otros tipos. En los casos de síndrome PHACE casi siempre son grandes y están en la cara, y hay que realizar resonancia y otro tipo de pruebas para ver si el riego sanguíneo cerebral está alterado y hacer una detección y tratamiento precoz de este y otros problemas”, explicaba el pasado mes de octubre la doctora Baselga.

Esta especialista también ofreció en dicho congreso, que se celebró en Palma, datos de un nuevo estudio sobre propanolol, que lleva utilizándose desde 2014 para los angiomas.

“Antes no había tratamiento, por lo que se esperaba a ver si desaparecía sin dejar huella o si lo hacía se actuaba después. Ahora hemos visto que el propanolol es eficaz en muchos casos. Un estudio de hace unos años mostró que, administrado durante seis meses, el 60% de los angiomas desaparecen sin dejar secuela. Pero ahora hemos comprobado en otra investigación que, si se alarga este tratamiento hasta los 12 meses, el 72% de los casos tendrá una resolución completa y se logrará una mejoría en el 99%”.