12 meses, 1 causa | Entrevista a la Dra. Beatriz Espadafor

Beatriz Espadafor López, es académica desde 2006. Realizó la residencia en el Hospital Virgen de Las Nieves y cuando finalizó su periodo formativo, estuvo trabajando 7 años de adjunta en el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan. Desde finales de 2015, trabaja en Granada al servicio de dermatología del Hospital Virgen de las Nieves, llevando desde entonces dos días a la semana la consulta de Infecciones de Transmisión Sexual. Pertenece al grupo de Trabajo de ITS y al Grupo español de Dermatooncología y cirugía dermatológica de la AEDV.

¿Cómo surge esta iniciativa y qué motivo te propició a realizarla?

La campaña surgió fruto del cambio de ubicación de la consulta. Pasamos de haber estado en un edificio antiguo, pendiente de rehabilitar, en el que no se invertía nada en personal ni estructuras, a integrarnos junto al resto de consultas de dermatología. El nuevo espacio necesitaba acompañarse de cambios en la estética y decorar de algún modo las paredes que estaban desangeladas. Quería llenarlas de mensajes positivos que inviten a cuidarse y a cuidar a los demás.

¿A quiénes va dirigida esta campaña?

A toda persona que esté en riesgo de contraer una ITS. Se incide una y otra vez en la promoción de la salud sexual e insistir en el uso del preservativo. La campaña evoca y tiene reminiscencias de ilustraciones de diversas marcas actuales cuyos mensajes y líneas creativas utilizan el humor para transmitir mensajes. Por lo tanto, la idea es que el preservativo termine asociándose a algo bueno, cotidiano, sencillo, positivo… como todos esos mensajes que estamos acostumbrados a ver.

¿Qué acogida ha tenido entre los pacientes?

En general, buena, pero no hemos recibido mucho feedback. No le hemos dado difusión fuera de la consulta. Los ven en secretaría al acudir al centro, a pedir cita, o mientras están en la consulta. Solo pretendía que fueran láminas vistosas, y algún mensaje divertido que por repetición vaya calando. El mensaje se liga a algo significativo de cada mes, a veces con juegos de palabras, refranes, o por asociación de ideas dejando el mensaje entre líneas… Por ejemplo en mayo: aparecen pajaritos, florecillas, la “primavera que la sangre altera” y subrayamos “que tu sangre no se altere” junto al preservativo contento de cumplir con su función. O el de septiembre, mes en el que todos los años nos hacen un reportaje de la depresión postvacacional, lo enlazamos con el mensaje “que tus defensas no se depriman”

¿Quién es la persona que ilustra estas creatividades y cómo os coordináis en la idea genérica?

Las ilustra mi hermana, como un favor personal. Yo soy anacrónica, no me gustan las tecnologías y no me manejo bien con los programas de diseño gráfico, pero la idea creativa surge de mí, el mensaje que debe trasmitir y cómo quiero que se refleje. Nos juntamos una tarde y va elaborando diseños sencillos.

¿Sigues algún tipo de estrategia para ejecutarla y difundirla entre la población?

La verdad es que no la difundo mucho, solo en la cuenta de Twitter del servicio. Es cierto que las redes sociales te permiten llegar a todo el mundo, pero consumen muchísimo tiempo y yo me resisto todo lo que puedo a usarlas y a ir al paso veloz de esta era digital. Pensaba que estos posters quedarían como algo local del centro, no sabía que llamarían la atención. Fue idea de mi jefe tuitearlo con la cuenta del servicio de dermatología.

¿Qué continuidad tienes pensado para la misma? ¿Cuáles son los objetivos y visión que te has marcado en un futuro próximo?

Mi objetivo era llegar a marcar un mensaje para cada mes, algo así como 12 meses, 12 motivos. No creo que le de más continuidad, al menos con el formato que tiene hasta ahora, que mi hermana lo hace de forma altruista pero no puedo abusar ya tanto de su tiempo. Los mensajes han sido completamente enfocados a la prevención primaria en el uso del preservativo, pero hay mucho más: la vacunación, la información, la educación sexual, el consejo…

¿Le has puesto un nombre a esta campaña? ¿Cuál?

No tiene nombre, puesto que no me lo había planteado como campaña, pero si tuviese que pensar en uno, sería “12 meses, 1 causa”.