Con motivo del Día Mundial del Lupus la AEDV quiere informar de la situación de esta enfermedad y no dejarla en el olvido.

El lupus es una enfermedad multifactorial, ya que su causa es desconocida y se relaciona con muchos posibles factores. También es multisistemática porque puede afectar a diferentes órganos. Además es de naturaleza autoinmune porque está producida por una agresión a nuestro propio sistema defensivo.

En los casos graves puede poner en peligro la vida del paciente.

El Dr. Jaime Vilar explica que «la sintomatología de la enfermedad es muy variada, pudiendo afectar a la piel, al sistema osteoarticular, la serie sanguínea o la esfera neuropsiquiátrica, entre otros«.

De los tipos de lupus conocidos es el lupus eritematoso sistémico el que presenta un pronóstico peor. En cambio, el lupus exclusivamente cutáneo habitualmente tiene un comportamiento benigno.

Hay unos factores desencadenantes entre los que el más importante es la radiación ultravioleta, es decir, la luz solar. Por ello, a los pacientes con lupus, tanto sistémico como cutáneo, se les recomienda evitar la exposición solar en su mínima expresión.

No existe una prueba específica para diagnosticar el lupus y obtener un diagnóstico puede ser difícil y puede tardar meses o años. El tratamiento constituye un reto para los diferentes especialistas encargados del manejo del lupus. Es primordial realizar un diagnóstico correcto precoz, evitar pruebas innecesarias y, sobre todo, pautar el tratamiento más adecuado para el control de las lesiones cutáneas y anejos que puede provocar esta enfermedad.

Acceder a la nota de prensa.