Entrevista a la Dra. Inés Fernández Canedo

La radioterapia es uno de los tratamientos empleados en el cáncer de piel. Entre sus complicaciones figura la radionecrosis de tejidos blandos la cual depende de varios factores como el tipo de radiación, dosis total y por fracción, área anatómica, administración de quimioterapia concomitante así como factores dependientes del individuo. Hasta el momento no existen tratamientos estandarizados para la radionecrosis. No obstante, la oxigenoterapia se emplea de forma complementaria en algunos casos de lesiones radioinducidas puesto que aún no siendo considerado un tratamiento imprescindible ni esencial sí parece poseer una acción beneficiosa. A pesar de la poca consistencia de los estudios publicados y de la dificultad de definir científicamente las indicaciones de esta técnica, debemos considerarla dentro del arsenal terapéutico de lesiones radioinducidas que no responden a terapias convencionales.

¿Qué diagnóstico tenían los pacientes?

Los pacientes tratados en nuestra Unidad fueron diagnosticados de un carcinoma escamocelular en extremidad inferior y de un carcinoma escamocelular en canal anal. Ambos presentaron como complicación secundaria al tratamiento úlceras de evolución tórpida que no mejoraban a pesar de los distintos tratamientos instaurados. Además de la dificultad para realizar curas locales en el caso del paciente con la úlcera perianal se añadía el intenso dolor que esta úlcera le provocaba.

¿Ha mejorado la calidad de vida de los pacientes?

Si sopesamos los tratamientos realizados a ambos pacientes, con un elevado número de visitas al centro hospitalario para realizar curas locales, así como intervenciones que incluyeron microinjertos e injertos de piel laminar, que no resultaron existosos podemos concluir que la oxigenoterapia hiperbárica además de rápida fue eficaz, e indolora. Consideramos que estas características son esenciales para cualquier tipo de tratamiento.

¿Existen cámaras hiperbáricas en todos los centros hospitalarios?

En España, existen al menos 12 centros con este tipo de aparataje. La gran mayoría de estos centros son privados y están ligados a medicina submarina ya que una de las indicaciones prínceps de la oxigenoterapia hiperbárica es el síndrome por descompresión del buceador. En nuestra área sanitaria disponemos de cámara hiperbárica multiplaza en el Hospital Vithas Xanit de Benalmádena con el que nuestro centro tiene acuerdos de concierto para algunas pruebas diagnósticas y terapéuticas.

¿Qué es una cámara hiperbárica y cuál es el procedimiento que sigue el paciente?

La oxigenoterapia hiperbárica (OHB) es una modalidad de terapéutica física que se fundamenta en la obtención de presiones parciales de oxígeno elevadas, al respirar oxígeno puro en el interior de una cámara a una presión superior a la atmosférica. Si bien las cámaras hiperbáricas han sido utilizadas desde los años 50, su aplicación en éstas y otras patologías sigue siendo relativamente escasa y poco conocida entre la comunidad médica, por lo que periódicamente se realizan tareas divulgativas desde la Undersea and Hyperbaric Medical Society.

En nuestros pacientes utilizamos una cabina multiplaza que puede acoger a más de un paciente a la vez. Durante el tratamiento los pacientes entran vestidos sin que sea necesaria la exposición del área a tratar. El número y duración de las sesiones depende de la patología a tratar. En nuestros pacientes dado que presentaban úlceras crónicas se indicaron sesiones de 90 minutos, cinco días a la semana, recibiendo un total de 55 y 19 sesiones hasta alcanzar la curación completa.

¿Qué ha significado este avance para ti y tu equipo?

La oxigenoterapia hiperbárica ha supuesto una alternativa terapéutica de gran interés dados sus buenos resultados clínicos en úlceras cutáneas radioinducidas, ya que hasta el momento contábamos con escasos recursos para su abordaje. Hemos acogido esta novedosa técnica con esperanza ya que abre la puerta al tratamiento de otras muchas patologías cutáneas.