Entrevista a Laura Padilla | Hablemos de ITS

Dra. Laura Padilla es Licenciada en Medicina por la Universidad de Granada. Miembro del Grupo Español de Venereología de la AEDV. En la actualidad trabaja como dermatóloga en el Hospital Virgen Macarena de Sevilla, en años anteriores en el Hospital Costa del Sol de Marbella. En junio de 2007, en la Universidad de Málaga leyó la tesis; Despistaje de Neoplasia Intraepitelial Anal en diferentes grupos poblacionales de riesgo. Estudio epidemiológico, clínico y molecular.

¿Qué son las ITS? ¿Cómo puede saber una persona si tiene una ITS?

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) siguen representando un importante problema de salud pública a nivel nacional y mundial con grandes repercusiones psicológicas, sociales y económicas.

Muchas de las infecciones de transmisión sexual más comunes y prevalentes pueden resultar asintomáticas, lo que demora su diagnóstico y favorece su transmisión.

Una persona puede tener una o múltiples ITS y no manifestar síntomas de enfermedad.

Los síntomas más frecuentes ante los que debemos sospechar que una persona puede tener una ITS son cambios en el flujo vaginal en la mujer, secreción uretral o ardor en los hombres, úlceras genitales y dolor abdominal.

¿En qué consiste el proyecto STOP ITS del Hospital Virgen Macarena de Sevilla?

El proyecto STOP ITS con el mensaje: “Protégete y vive Sexguro” que ha impulsado el departamento de Dermatología del Hospital Universitario Virgen Macarena tiene como objetivo fundamental concienciar de la importancia de conocer el incremento en la incidencia de ITS en nuestro ámbito y realzar la  labor que realiza en este campo el Centro de Diagnóstico y Prevención de ITS de Sevilla.

Este centro ha desarrollado en las últimas décadas un papel clave en la detección y tratamiento precoz de las ITS para evitar complicaciones o secuelas asociadas de la persona infectada,  prevenir el contagio de las parejas sexuales y la transmisión por vía vertical en el caso de las mujeres gestantes (de la madre al feto).

Estos objetivos se consiguen gracias a la buena coordinación con el Laboratorio que nos permite disponer de pruebas diagnósticas con alta sensibilidad y especificidad, sencillas y poco cruentas que confirman la sospecha clínica rápidamente. Asimismo, se realizan los tratamientos efectivos oportunos e informamos a los usuarios sobre los mecanismos de transmisión de las ITS y cómo prevenirlas.

Es muy importante, antes de dar un diagnóstico, diferenciar las ITS de las patologías genitales no venéreas y de las infecciones del trato genital debida a otros agentes patógenos que no sean de transmisión sexual, ya que el abordaje,  el tratamiento (no es necesario el de las parejas) y las connotaciones que tendría una ITS, varían notablemente.

¿Hay pruebas para identificar una ITS?

 Ante cualquier paciente con sospecha de ITS o síntomas, es preciso realizar una anamnesis detallada que contempla un cuestionario sobre sus hábitos sexuales, un examen físico exhaustivo y toma de muestras que incluyen serología y pruebas microbiológicas que contemplan cultivos y técnicas de biología molecular con una elevada sensibilidad.

Con todo ello se llega a un diagnóstico correcto y se instaura tratamiento rápido y eficaz. Además se busca activamente el control de la/s pareja/s si es posible, y se realiza seguimiento clínico de los pacientes diagnosticados así como notificación si es de declaración obligatoria y educación sanitaria.

 ¿Hay riesgo de contraer una ETS si aunque se pongan medidas como preservativo? Es decir, por el roce contacto piel con piel, por depilación.

El uso de preservativo reduce de manera significativa las probabilidades de contraer la mayor parte de las ITS, como son las infecciones exudativas (chlamydia trachomatis, gonococia), las ulcerativas (sífilis, herpes genital) y el VIH. Sin embargo, no protege completamente frente a las infecciones causadas por virus y algunas bacterias pueden transmitirse de persona a persona mediante el contacto de la piel en el área genital que no está cubierta por el preservativo.

En este caso se encuentra, la infección por el virus del papiloma humano que se trata de la ITS vírica más frecuente y que se puede adquirir a pesar del uso de preservativo.

¿Hay datos con respecto a un aumento en la incidencia por contagio de ITS?

Es difícil conocer con exactitud su incidencia y prevalencia, ya que existe una importante subdeclaración no solo en nuestro país sino a nivel mundial. La OMS calcula que cada año se producen en todo el mundomás de 500 millones de casos de ITS curables, la mayoría en países en desarrollo.

Si incluimos las ITS de origen vírico como Virus de la Inmunodeficiencia Humana, Herpes Virus Simple y Papilomavirus, podemos afirmar que son, en conjunto, una de las principales causas de muerte y discapacidad en el mundo.

La mayoría de estas infecciones serán asintomáticas tanto en el hombre como en la mujer, de ahí la importancia que tiene el cribado o realización de pruebas de detección a aquellas personas con más riesgo a adquiridlas y que generalmente tienen más dificultad para acceder a los servicios sanitarios.