La AEDV incentiva la investigación y la formación

La actual Junta Directiva de la AEDV tiene entre sus prioridades el fomento de las becas y los premios destinados a los dermatólogos, y se ha propuesto incrementar tanto la cuantía como el número de reconocimientos.

“En el año 2016 teníamos 15 becas de la AEDV, que se han mantenido durante 2017, mientras que las becas de la Fundación Piel Sana AEDV se han incrementado en tres”, indica Vicente García-Patos, vicepresidente segundo y responsable del área científica de la AEDV.

“Se premia la excelencia, la originalidad de los temas, la proyección, la colaboración internacional y, sobre todo, la aplicabilidad, para buscar el beneficio del paciente y la vertiente social”, asegura.

Para todos

Desde la AEDV y la Fundación Piel Sana se pretende incentivar con becas y premios la investigación y el trabajo de los dermatólogos que dan valor a la especialidad y la proyectan tanto en el ámbito social como en el científico, a nivel nacional e internacional.

“Las becas están abiertas a todos los dermatólogos: algunas son para los más jóvenes, con el objetivo de mejorar su formación, y otras son para especialistas más experimentados, que se otorgan con la idea de reconocer su trabajo y aportar dinero para desarrollar sus proyectos”, explica.

En beneficio de todos

En el apartado de las becas, el objetivo es, sobre todo, facilitar la formación de los especialistas, y también impulsar su asistencia a congresos celebrados en España y en otros países. Por su parte, los premios pretenden reconocer la tarea investigadora que realizan muchos de los académicos.

Las becas de la Fundación Piel Sana de la Academia tienen un gran prestigio, comenta el Dr. García-Patos, quien destaca de forma especial la ‘Beca de la Excelencia AEDV’, destinada a jóvenes dermatólogos que han terminado la residencia y quieren ampliar su formación en el extranjero. Se trata de una dotación económica para estancias en centros de reconocido prestigio.

Cuando estos médicos vuelven a su centro de origen, el resto de profesionales pueden enriquecerse con sus aprendizajes, ya que transmiten su trabajo a sus colegas. Por ejemplo, explica el Dr. García-Patos, “estos profesionales becados tienen el compromiso de exponer en el siguiente congreso nacional la experiencia vivida en el extranjero”.

Respecto a la vertiente social, se tiene especialmente en cuenta todos los proyectos dedicados a la prevención, tanto del cáncer como de las enfermedades de transmisión sexual, entre otras.

Entre la larga lista de premios que otorga la AEDV y la Fundación Piel Sana, está el Premio Miguel Armijo para el mejor trabajo publicado por autores españoles en centros de España o de otros países. “De hecho, valoramos mucho la colaboración internacional”, dice García-Patos, quien añade que “el perfil del profesional que se presenta a los premios es muy variado. Suele ser gente con más experiencia, con más líneas de investigación y con más trabajo acumulado.

Los proyectos que se presentan ya han sido publicados en revistas de impacto, y con el premio se intenta reconocer la proyección de la Dermatología española”.

Asimismo, se entregan premios para los mejores trabajos sobre eccemas, acné o casos clínicos de residentes, que suelen tener una dotación aportada por la industria farmacéutica a través de la Fundación. En el contexto del Congreso Nacional de Madrid, la Academia entrega una larga lista de premios a los mejores artículos publicados en ‘Actas DermoSifiliográficas’, a las mejores comunicaciones y los mejores posters.

Durante el último año, se ha incrementado la cuantía de ayudas para asistir a congresos fuera de España: “Queremos que la presencia de los dermatólogos en foros internacionales cada vez sea mayor, y no solo que asistan de forma presencial, sino que presenten trabajos, algo que se tiene muy en cuenta a la hora de premiarles”.

Así, la AEDV entrega varias becas para asistir a los congresos de la Academia Americana, la Sociedad de Investigación Dermatológica, la Academia Europea, la Sociedad Europea de Investigación Dermatológica, la Sociedad Europea de Dermatología Pediátrica, y otras asociaciones internacionales.

Excelente nivel

“España está en la primera línea de la Dermatología mundial, y creo que nuestra proyección es estupenda. Prueba de ello es el altísimo nivel de los proyectos y trabajos que se presentan en las convocatorias de premios, con temas de plena actualidad.

El reconocimiento es para proyectos de investigación, pero también para trabajos de prevención e información de aspectos como la protección solar, las enfermedades de transmisión sexual, etc.”, resume el vicepresidente de la AEDV.

Aparte de la formación y el intercambio de experiencias de los dermatólogos españoles en otros países, la Academia también fomenta futuros proyectos de colaboración.

“La Fundación Piel Sana, la Unidad de Investigación y el Grupo Español de Enfermedades Autoinmunes y Sistémicas (GEDEAS) están preparando un proyecto sobre el diagnóstico etiológico de la púrpura, que haremos en colaboración con dermatólogos americanos”.

Un nuevo premio

Una de las novedades que se presentan este año es el Premio Juan de Azúa, que se otorga para colaborar con la Unidad de Investigación. “Este reconocimiento otorga ayudas a investigadores para realizar proyectos en España. Ha tenido mucha aceptación y se han presentado muchos candidatos. Queremos potenciar los valores del trabajo, el esfuerzo, la vertiente social y la proyección internacional”.